• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social de YouTube

Tel +34 953 50 49 59  I +34 953 50 82 00 (ext 1015)

turismodeandujar@andujar.es   l   Oficina Municipal de Turismo Torre del Reloj (Plaza Sta. María), s/n

responsive desing                     by

Cuadro de la Virgen

Calle Jesús María

Se conoce este popular rincón de la ciudad con el nombre del "Cuadro la Virgen" constituyendo un espacio urbano con personalidad propia aunque pertene a la calle de Jesús María. Si bien en la actualidad está plenamente integrado en la ciudad, cuando se levantó, en los primeros años del siglo XVII, marcaba su límite, y en él se inicia el camino viejo hacia la Sierra y el Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza. Es, por ello, un enclave con solera desde el cual inician los peregrinos y romeros su andadura hacia el Cerro tras rezar la tradicional salve.

Templete construido en 1610 en cantería por el maestro Rafael Pérez de Ortega, reedificado en 1856 y restaurado por la Escuela Taller entre 1996 y 1997. La hornacina alberga un cuadro de la Virgen de la Cabeza.

En la actualidad, el cuadro que se muestra procede de la parroquia de Santa María por la destrucción del original debido a un incendio. Se trata de un lienzo del siglo XVII en el que se representa a la Virgen de la Cabeza en plena serranía, con el santuario al fondo y el pastor de Colomera, Juan Alonso de Rivas, arrodillado, en actitud orante en la parte derecha de la composición. Prevalece en la obra más el valor histórico y emocional que el artístico. En 1996 el lienzo fue restaurado por José Luís Ojeda.

Más que por sus valores artísticos este rincón es muy estimado por la población de Andújar por ser punto de encuentros de peregrinos y parada obligada de los devotos.

Espacios singulares

Murales y hornacinas

Espacios singulares

REGRESAR A

Ver y visitar

 
Cristo de la Providencia

Calle Alhóndiga

En esta calle, que debe su nombre al edificio público, propiedad del monarca, destinado al depósito y compra-venta de mercancías, así como alojamiento para viajero, se encuentra la hornacina que cobija al Cristo de la Providencia, de gran devoción en la ciudad. Sobre este Cristo hay recogidas dos leyendas.

Una está recogida en la propia hornacina, y la segunda cuenta que:
Bajo el débil reinado de Enrique IV, que forzado por la presión de la nobleza castellana nombró a su hermanastro don Alfonso como sucesor, y finalmente depuesto en Ávila, estalló la guerra civil entre ambos bandos.
En Andújar Pedro Girón, gran maestre de la Orden de Calatrava, defendió la causa del infante Alfonso, pero la ciudad y su alcaide Pedro de Escavias se opusieron a tales intenciones, defendiendo la causa de Enrique IV, el legítimo rey. Pedro Girón buscaba la forma de matar a Pedro de Escavias en la creencia que con ello la ciudad se doblegaría a sus deseos, encontrando para tan trágica acción a un enemigo personal del alcaide que ocultó, en todo momento, su identidad tras una máscara de color rojo.
El crimen se fijó para la noche del 20 de diciembre de 1465. Escondido esperaba en torno a la calle Alhóndiga para cumplir lo prometido, mientras gozaba mentalmente de su acción. ¿Quién podrá detener mi brazo?, pensaba para sí, cuando en el silencio de la noche se oyó una profunda voz que le contestó a su pensamiento: "LA PROVIDENCIA", al tiempo que veía la imagen del crucificado y resonaba en el silencio de la noche: ¡asesino!, ¡asesino!.
Arrepentido de sus propósitos contó lo sucedido, encontrando el perdón de Pedro de Escavias que permitió que no se identificara, este personaje vivió en la Sierra como ermitaño, cubriendo para siempre su rostro con el antifaz rojo.

Fuente: Torres Laguna, C. Andújar Cristiana, Andújar 1956).