• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social de YouTube

Tel +34 953 50 49 59  I +34 953 50 82 00 (ext 1015)

turismodeandujar@andujar.es   l   Oficina Municipal de Turismo Torre del Reloj (Plaza Sta. María), s/n

responsive desing                     by

La Oración del Huerto

Parroquia de Santa María La Mayor

La Oración del Huerto, de El Greco

 

En la capilla de San Ildefonso se encuentra el cuadro de la Oración en el huerto de Doménico Theotocópulos, el Greco. El lienzo formaba parte del priimitivo retablo de la Capilla Mayor de la parroquia y su significación pasó inadvertida durante mucho tiempo, pues, desde el barroco, la excelente obra del Greco ocupó un segundo plano al no ajustarse a los nuevos criterios estéticos en boga.

Don José Juliá Sanfeliú, Magistral de la S. I. Metropolitana de Zaragoza y años más tarde canónigo de la catedral de Baeza, en una de sus visitas a la ciudad, con motivo de la  predicación de la novena de la Virgen del Carmen en la iglesia de Santa Marina, descubrió la autoría y la importancia de esta obra. En la primavera de 1936 el Frente Popular mandó el cuadro al Museo del Prado para su restauración, lo que evitó su destrucción en el periodo de la guerra.

Se trata de un óleo sobre lienzo de 169 por 112 centímetros.  De cronología muy discutida,  probablemente fue realizado entre los años 1605 y 1610. En la parte inferior del cuadro se representa a San Juan, Santiago y San Pedro entrelazados en un profundo sueño. En la superior, en un plano mucho más alejado, a Cristo arrodillado sobre una roca. Sus brazos abiertos con las palmas de las manos hacia el suelo. Su mirada, intensa y suplicante, se dirige hacia el cáliz que porta un ángel en su mano izquierda y que se encuentra sostenido por una nube. A la izquierda de Cristo, en la lejanía, Judas y una gran multitud que se le acerca para consumar la traición. Sobre ellos, una Jerusalén difuminada por la distancia  pero sorprendentemente iluminada. Una rama de olivo sirve de nexo y separación entre la parte superior e inferior  que son de parecidas dimensiones.

La línea de horizonte muy baja, en los pies de San Juan, por lo que la visión de la escena se desarrolla de abajo a arriba, propia de un lienzo de altar, situándose la convergencia en la cabeza de Cristo. Consecuencia de ello son los escorzos de los personajes que intervienen en la escena.

Los apóstoles, en un plano muy cercano al espectador, al representarse en escorzo, muy acusado en la posición yacente de San Juan, exagera y dilata conscientemente la ilusión espacial en esta parte de la composición. Las figuras de San Juan y San Pedro concurren en un mismo plano que se prolonga en la del apóstol Santiago. La posición que adopta San Pedro parece inspirada en el Cristo del Juicio final de Miguel Angel de la Capilla Sixtina.

La figura de Cristo se halla en un plano mucho mas alejado,  consecuencia de ello es su menor tamaño. La relación entre las dos escenas que componen el lienzo no guarda la proporcionalidad adecuada en relación a los planos que la soportan. De ahí que la figura de Cristo y la del ángel estén excesivamente reducidas en correspondencia a las de los apóstoles. Esta distorsión del espacio real es un argumento válido y usual en la estética manierista. Con ello, probablemente, el Greco pretende resaltar la soledad de Cristo en este dramático momento. Los apóstoles, aunque cercanos  físicamente a su Maestro, no comparten  su dramática soledad, hasta tal punto  que se encuentran abandonados en el sopor de un profundo sueño. Realidades anímicas  diferentes que se hacen corresponder con planos que no guardan la correlación exigida.

El Greco en la escena de Cristo opta por repetir los  mismos argumento empleados en la  posición de los Zebedeos. De tal manera que el ángel, cuyo rostro es el de San Juan, se nos muestra en escorzo y lateralmente para incrementar la ilusión espacial en correspondencia con la figura casi frontal de Cristo.

El plano en el que se encuentra la figura de Cristo se hace coincidir con la única fuente de luz, sobrenatural, que existe en la composición. La lejanía de Cristo queda contrarrestada con el recurso de la luz que resalta su figura. Su túnica de rojo carmesí, tan característico del pintor, parece emanar luz. Los apóstoles, entre penumbras, en correspondencia con su ubicación y el significado de su actitud. La luz está empleada no sólo como recurso estilístico sino también con intencionalidad moral.

En esta obra de madurez, el Greco, pone sobre la tela todos los recursos que han hecho inconfundible su estilo manierista a pesar de que la pintura española está buscando, por aquellas fechas, unos horizontes estéticos bien diferentes.

Asociación de Amigos del Patrimonio de Andújar

El Greco en Andújar (1:02)

MemorAnda Archivo Canal Sur