• Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
  • Icono social de YouTube

Tel +34 953 50 49 59  I +34 953 50 82 00 (ext 1015)

turismodeandujar@andujar.es   l   Oficina Municipal de Turismo Torre del Reloj (Plaza Sta. María), s/n

responsive desing                     by

QUÉ SABER de Andújar 3/4

 

Toponímico de Andújar

Breve historia de Andújar

Leyendas populares

Qué saber de Andújar

 
Leyenda de Egilona

Altozano Dean Pérez de Vargas

En este lugar estuvo el viejo Alcázar musulmán que custodió a la ciudad desde el siglo IX al s. XIII. Un lugar urbano, coronado por las almenas y torreones para recordar a Egilona, la hija de Don Rodrigo que se refugió en la ciudad de Andújar.

Abdelazis, hijo del victorioso y conquistador Muza, se enamora de Egilona, renunciado a su religión musulmana para casarse con la cristiana. Traicionado Abdelazis por los suyos es decapitado por renegar de su condición religiosa. Egilona sufre por su amor perdido y como consecuencia de este dolor muere también.

Asociación de Amigos del Patrimonio de Andújar.

Leyenda del Judío Leví

Calle Serpiente

 

Esta calle que se encontraba en plena Judería, recibe su nombre de una Leyenda que D. Carlos de Torres Laguna, recoge en su libro Leyendas y Tradiciones Iliturgitanas, publicado en 1966.

Cuenta la Leyenda que Leví, un rico comerciante judío del siglo XIII que vivía en la judería, para poner fin al amor que su hija Rebeca y el caballero cristiano Juan Robledo se profesaban, decidió construir en el patio de su casa almacén, próxima a su hogar, una dependencia subterránea, donde depositó una terrorífica serpiente con la intención de dar muerte a su bella hija si no cesaba en su actitud.

Tras llegar Rebeca a su casa almacén, le propuso por última vez que renunciara a su amor por Juan Robledo a cambio de las riquezas que allí atesoraba. Al negarse, el perturbado padre la cogió del brazo y la arrojó a la macabra cámara para poner fin a su vida.

Juan Robledo, alarmado por la ausencia de su amada a su cita nocturna y temiendo lo peor, marchó presto a la casa almacén del judío Leví. Violentando la puerta llegó a la cámara cuya trampilla estaba abierta, observando incrédulo a Leví estrangulado por la serpiente, y en el extremo opuesto a su bella amada intacta, invocando a Dios. Sin dudarlo y arma en mano saltó al aljibe para dar muerte de un certero golpe al terrible animal.

Juan Robledo y la bella Rebeca terminarían uniéndose en matrimonio, y la calle, bautizada desde entonces, por la gente de Andújar, como de la Serpiente.

Asociación de Amigos del Patrimonio de Andújar.

Leyenda del Palacio de los Niños de Don Gome

Calle Maestra

 

Casa que ha sido objeto de más de una especulación histórica, pues en torno a ella surgirían ciertas leyendas urbanas que aún permanecen vivas. Nada hay de cierto en ello, aunque como relato novelesco sea atractivo.

La leyenda trata de explicar el gran misterio que durante siglos hizo que la fachada estuviese tapiada, no existía puerta, la familia la mantuvo cerrada, de hecho, la actual fue abierta tras la compra del palacio por parte del Ayuntamiento de Andújar y con el permiso de su majestad el rey Juan Carlos I.

En una de las leyendas, los hechos acontecen en tiempos del rey Pedro I de Castilla, llamado El Cruel. Según nos cuenta esta versión, nuestro insigne Don Gome estuvo al mando del ejército que luchó contra los moros en la batalla de Hardón, lugar ubicado entre Arjona y Andújar en un cerro llamado desde aquel momento “Cerro de la Matanza”. En esta ardua contienda y a pesar de su gran valentía, Don Gome perdería su honor para el resto de sus días. Según nos cuenta la leyenda, el bravo capitán se enfrentó a los moros en una terrible batalla que se alargó más de un día. A pesar de que Don Gome se hallaba en la posición más desfavorecida, su valentía y buen hacer en la guerra le permitió vencer la batalla, pero como bien nos recuerda el nombre del monte prácticamente no quedó nadie en pie. En esta terrible batalla murieron casi todos los contendientes de los dos bandos. Al presentarse ante el rey con las tropas tan mermadas, el monarca olvidó la victoria lograda y enfureció, castigando a Don Gome a entrar y salir por la puerta de servicio. Para asegurarse el cumplimiento de su castigo, el rey mandó tapiar la puerta y puso una guardia vigilándola día y noche.

Don Gome pasó el resto de su vida luchando en innumerables batallas, logrando numerosas victorias con la esperanza de alcanzar el perdón real y restituir su honor perdido. Sin embargo, este rey Cruel jamás perdonó al valiente Don Gome que murió sin ver su honor limpio. Tras la muerte de Don Gome, el rey Cruel entendió la injusticia cometida y le pidió a sus hijos que abrieran nuevamente la puerta, pero éstos se negaron a seguir el mandato real. Profundamente dolidos, los hijos de Don Gome aseguraron al rey que si su padre no había entrado por esa puerta nadie volvería a hacerlo. El orgulloso rey llegó a Andújar con sus soldados con la intención de abrirla por la fuerza, pero la pena que Don Gome había llevado durante toda su vida caló en el pueblo llano de Andújar y muchos linajes que la asumieron como suya y decidieron apoyar a los “Niños de Don Gome” (de donde viene el nombre del palacio) en contra del rey, el cual temeroso de perder el apoyo de Andújar, estratégica por su posición geográfica, optó por no abrir la puerta, pero retiró la guardia. Tras esto, los hijos de Don Gome decidieron poner dos atlántes que día y noche custodiarían la puerta en los siglos venideros para que jamás nadie pudiera entrar por la puerta principal, puesto que Don Gome de Cárdenas no pudo hacerlo. (En la actualidad, el acceso directo al palacio desde la portada sigue cerrado como manda la tradición).

Leyenda Casa de Comedias

Plaza de España

 

Sobre este edificio hay un leyenda que nos cuenta porque este edificio dejó de tener la función de Casa de Comedias y se convirtió en lo que hoy día conocemos Ayuntamiento, aunque en honor a la verdad parte de esta leyenda es historia y así se recoge en los archivos históricos municipales.

Cuenta la leyenda que en el Convento de las monjas de clausura de las Madres Trinitarias, (convento que aún se conserva), su superiora Sor Lucía Iañez era una persona que tenía visiones o clarividencias que luego sucedían, y que el día 8 de diciembre cuando procesionaban a la Inmaculada Concepción, tuvo una visión en la cual vio morir a muchas personas. Se asustó muchísimo y rápidamente se lo contó a las autoridades locales de aquel momento. Efectivamente lo que ella vaticinó fue lo que ocurrió al año siguiente, hablamos de 1680, un brote de peste, que como todos sabemos ocurrió en muchas ciudades. El caso es que las medidas que tomaron fueron muy radicales, cerraron a cal y canto la Casa de Comedias, ya que pensaron que la culpa de esa enfermedad y esas muertes eran del edificio, y desde entonces no se hizo ninguna representación más. Le echaron la culpa al edificio porque pensaron que había sido la gente de fuera, los comediantes y actores, quienes habían venido enfermos a la ciudad y habían contagiado a sus habitantes. Otra de las medidas que tomaron y es lo que está recogido en el archivo histórico municipal, es el voto o promesa que las autoridades de aquel momento hicieron para que la gente sanara, se comprometieron a que todos los años cuando procesionaran a la Inmaculada Concepción asistirían en pleno toda la corporación, y como anécdota esta promesa se mantiene en nuestros días.

Olivo centenario

Avda. de Andalucía

 

En una tierra que desde ancestros vive y está rodeada por estos hermosos árboles, es justo realizarle un pequeño homenaje. Más si cabe cuando este hermoso Olivo tiene su propia leyenda.


Con más de 500 años, este olivo que procede de un cortijo de la Higuera, y que creció junto a una fuente, alberga una hermosa y trágica historia de amor. Cuentan que en tiempos de bandoleros, surgió un romance entre un bandolero y una muchacha de esta zona. Junto a la fuente del cortijo y bajo sus vigorosas ramas se amaron la muchacha y el bandolero. El bandolero esperaba todas las noches ansioso su cita, escondiéndose en el hueco que posee el tronco de este Olivo, hasta comprobar que no corría peligro cuando aparecía su amada. Finalmente fue descubierto y ajusticiado, y la historia amor truncada.